Tratamiento médico para pie diabético

Cuando se ha adquirido la diabetes, lo primero que hay que hacer es asumir tu nueva condición.

Cuando se acepta que ya se tiene una enfermedad que estará contigo el resto de tu vida es el primer paso y que, en comparación con otro tipo de enfermedades, es posible convivir con ella si llegar a las lamentables consecuencias de dicha enfermedad.

Una secuela de la diabetes es el pie diabético y, cuando éste se ve alterado es imprescindible que se atienda de urgencia.

Si tienes un pie diabético en tratamiento muy seguramente se recurrirá a los antibióticos.

Si el médico determina que una herida o úlcera en los pies o las piernas del paciente está infectada, o si la herida tiene un alto riesgo de infección, como una mordedura de gato, se prescribirán antibióticos para tratar la infección o la infección potencial.

Es muy importante que el paciente tome todo el curso de antibióticos según lo prescrito.

En general, el paciente debe ver una mejoría en la herida en dos o tres días y puede ver mejoría desde el primer día.

Para las infecciones que amenazan a las extremidades o que amenazan la vida, el paciente será ingresado en el hospital y se le administrarán antibióticos IV.

Las infecciones menos graves se pueden tratar con píldoras como paciente ambulatorio.

El médico puede administrar una sola dosis de antibióticos como una inyección o una dosis IV antes de comenzar a tomar las píldoras en la clínica o en la sala de urgencias.

Muchos de los hospitales comunitarios más grandes ahora tienen centros de atención de heridas especializados en el tratamiento de heridas y úlceras de extremidades inferiores diabéticas junto con otras heridas difíciles de tratar.

Resultado de imagen para doctor

En estos centros multidisciplinarios, profesionales de diversas especialidades, incluidos médicos, enfermeras y terapeutas, trabajan con el paciente y su médico en el desarrollo de un plan de tratamiento para la herida o la úlcera de la pierna.

Los planes de tratamiento pueden incluir desbridamiento quirúrgico de la herida, mejora de la circulación mediante cirugía o terapia, vendajes especiales y antibióticos.

El plan puede incluir una combinación de tratamientos.

Si tienes problemas relacionados con los huesos, problemas en las uñas, callosidades, dedos en martillo, juanetes, pies planos, espolones en el talón, artritis o tiene dificultad para encontrar zapatos que le queden bien, un médico puede referirte a uno de estos especialistas.

Estos especialistas crean plantillas, prescriben zapatos, quitan callos y tienen experiencia en soluciones quirúrgicas para problemas óseos.

También pueden ser un excelente recurso sobre cómo cuidar los pies de forma rutinaria.

Cuando te encuentras en casa pero es necesario que se te atienda una herida, es posible que tu médico quiera prevenir te recete a una enfermera o asistente de salud domiciliaria que te ayude con el cuidado de las heridas y los vendajes, que te ayude al control del nivel de azúcar en la sangre y te ayude a tomar antibióticos y otros medicamentos de manera adecuada durante el período de curación.

FUENTES: YouTube || Wikipedia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *